El pasado jueves, 26 de mayo, el Colegio Oficial de Médicos de Cuenca realizó la Asamblea General para todos los colegiados. Una Asamblea para poner en orden todas las cuestiones colegiales y actualizar las cuentas. Dicha Asamblea, estuvo marcada por la distancia de seguridad entre los colegiados, así como el uso de medidas de protección con geles hidroalcohólicos y mascarillas.

Después de la Asamblea, el Salón de Actos acogió un homenaje a todos los médicos y pacientes fallecidos por Covid-19. Este acto contó con la presencia del presidente del ICOMCU, Carlos Molina, el secretario del ICOMCU, Abel Cuéllar, el Sr. Alcalde de Cuenca, Darío Dolz y el vicepresidente de la Diputación, Joaquín González.

Además, los familiares de los médicos fallecidos por la Covid-19 estuvieron presente en el homenaje a sus allegados.

El secretario del Colegio de Médicos de Cuenca, dirigió el acto de homenaje en el que cedió las primeras palabras al vicepresidente de la Diputación, Joaquín González quien aprovechó para agradecer la invitación al mismo. González incidió en el recuerdo a los compañeros que han dado todo por su profesión, reconociendo el esfuerzo de todos los profesionales. “He visto médicos haciendo grandes esfuerzos. Lo que siempre se queda es el recuerdo”. Destacó la gran labor del cuerpo de medicina y felicitó públicamente al Colegio Oficial de Médicos de Cuenca.

El segundo turno de palabra fue para el Sr. alcalde de Cuenca, Darío Dolz, quien expresó su más sentido pésame a las familias de los fallecidos. “Podéis estar muy orgullosos de vuestros padres, hermanos, amigos…”, les trasladó. “Han fallecido haciendo su profesión y, de esta forma más implicados si cabe”.

Para concluir, el presidente del ICOMCU, Carlos Molina, agradeció las donaciones aportadas de empresas e instituciones y quiso recordar a todos los médicos caídos. “Somos una mínima parte de carbono que en un momento de su vida decidió ser grande y convertirse en médico”, expresó. Molina hizo mención a una festividad de la Patrona de los Médicos “atípica”, ya que se han omitido las celebraciones. “Esto no ha acabado, el bicho sigue fuera y vamos a seguir ayudando y dando la cara”, concluyó.

Dicho acto, fue iniciativa del Colegio Oficial de Médicos como memoria a todos los pacientes conquenses fallecidos como consecuencia de la pandemia Covid-19 y a todos los compañeros médicos caídos en el cumplimiento de su deber para con ellos. También coincidió con la festividad de la Patrona de los Médicos, La Virgen del Perpetuo Socorro. Festividad la cual este año se ha visto aplazada por las circunstancias, pero que, en su lugar, se celebró el tradicional acto litúrgico.

El Colegio colgará una placa conmemorativa con los nombres de los cuatro médicos conquenses fallecidos: Dra. Dña. Sara Bravo López de 28 años y médica del Centro de Salud de Mota del Cuervo; Dr. D. Julián Cabrera Biosques, de 67 años, natural de San Clemente, del Centro de Salud ‘El Valle’ (Jaén); Dr. D. Gregorio Gonzalo Ortega, de 78 años, Médico Estomatólogo jubilado de Cuenca; Dr. D. José Ramón Izquierdo Sanz, de 61 años, del Centro de Salud Cuenca I.

Que el ejemplo de su generosidad, sea nuestra herencia.