Tras el número de contagios y las pérdidas registradas entre profesionales sanitarios desde que se declaró el estado de emergencia, el Consejo Autonómico muestra su enorme preocupación por la evolución de la pandemia y recuerda su papel esencial en la salvaguarda de la profesión, sus valores éticos y la seguridad en el desarrollo de su tarea asistencial.

El Consejo de Colegios de Médicos de Castilla La Mancha, como representante de los médicos colegiados en esta región, asiste con enorme preocupación a la evolución de la situación sanitaria que estamos atravesando en ella y en toda España. Por ello, quiere recordar que es labor esencial de los Colegios Profesionales de Médicos la salvaguarda de la profesión médica, de sus valores éticos y del desarrollo de su actividad en las condiciones que aseguren la mejor de las asistencias a nuestros pacientes, y la seguridad de los profesionales.

En un comunicado respaldado por los cinco presidentes provinciales, el Consejo subraya como «todos los médicos de CLM están centrando sus esfuerzos en hacer frente a la pandemia, desde distintas responsabilidades, pero en todos los casos dando lo mejor de sí mismos, expuestos muchos de ellos a índices de contagio muy por encima de los de la población general, en muchos casos separados de sus propias familias, algunos cercanos al final de su vida profesional, otros incluso disfrutando de una merecida jubilación, y otros recién iniciada su andadura en la Medicina».

«Es justo exigir a quienes han de tomar las decisiones políticas, especialmente en el ámbito sanitario, que dediquen todos sus esfuerzos a facilitar el desempeño profesional de todos ellos, asesorándose de los mejores expertos en cada momento, por encima de cualquier consideración partidista o posibles réditos electoralistas», señala la corporación médica regional.

Así mismo, «debemos reclamar a quienes dirigen el Servicio de Salud de Castilla La Mancha y las distintas gerencias asistenciales y no asistenciales de la región la máxima eficiencia en su gestión, confiando siempre en la colaboración activa de sus profesionales, la adecuada agilidad en la toma de decisiones, la capacidad para reconocer cuando alguna de éstas no haya sido lo suficientemente acertada o eficaz y para solventar esos errores a la mayor premura«.

«Con tasas de contagio entre los profesionales entre 5 y 6 veces por encima de la población general, insiste el Consejo, la seguridad de los mismos debe convertirse en objetivo prioritario de políticos y gestores sanitarios. La desgracia que representan los compañeros fallecidos y los cientos que están enfermando en mayor o menor grado de gravedad dan testimonio de la necesidad de mejorar las medidas de protección«.

El estrés al que la pandemia está sometiendo a todos los sistemas sanitarios de nuestro país, y al SESCAM en nuestro caso particular, le pone en muchas ocasiones más allá del límite tanto en recursos humanos como en materiales.

«Una situación que requiere de la mejor capacidad organizativa posible, y ésta es, por tanto, otra demanda ineludible por parte de este Consejo Autonómico: organización para trabajar desde Atención Primaria conteniendo la pandemia, en las Urgencias Hospitalarias para poder tratar en las mejores condiciones a los pacientes que no empeoran y requieren asistencia, y en el resto de estructuras de los hospitales para que a ningún paciente que lo necesite le falte una cama o un recurso de soporte de cualquier tipo».

De otro lado, el Consejo Autonómico quiere dar su apoyo total y sin restricciones a los Médicos Internos Residentes (MIR) de todas las especialidades y año, reconoce y agradece su trabajo, esfuerzo, sacrificio y lucha diaria contra la pandemia.

«Entendemos que sus programas formativos se han visto interrumpidos por la situación actual y esperamos puedan ser retomados cuanto antes, pero creemos firmemente que deben asumir, siempre, responsabilidades acordes a su evolución formativa, tal y como queda explicitado en dichos programas, por lo que consideramos inaceptable que los MIR de último año, tras 4 o 5 años de formación, con finalización de su periodo formativo en mayo y así obtención del título de Especialista, vean prorrogado dicho periodo de formación y mantengan su vinculación con el Servicio de Salud de Castilla la Mancha».

Dichos MIR de último año, prosigue el Consejo, en la actualidad están realizando funciones de especialistas de facto y los necesitamos como tales, por lo que rogamos a los responsables sanitarios de Castilla la Mancha, que en la medida que sus atribuciones lo permitan subsanen la situación y se reconozca su condición de Especialistas tanto a nivel retributivo, como a nivel de reconocimiento de méritos a título profesional.

Por último, el Consejo Autonómico de Colegios de Médicos de Castilla-La Mancha cree firmemente que es momento de sumar voluntades, y como no podía ser de otro modo, está dispuesto a ofrecer una colaboración franca a todos los niveles, pues creemos firmemente que el objetivo de todos es el mismo: superar la pandemia y recuperar la normalidad en nuestras vidas.