• El número total de agresiones comunicadas a los Colegios de Médicos en el año 2020 asciende a 441 casos, un 35% menos que el año anterior.
  • Atención Primaria acumula más de la mitad de las agresiones en 2020 (52%).
  • El 90% de las agresiones en 2020 fueron en forma de amenazas e insultos, siendo esta última la que más crece.
  • En los años 2019 y 2020, seis de cada diez agresiones han sido sufridas por mujeres.
  • 2019 generó la cifra más alta de la última década, con un total de 677 agresiones.
  • Andalucía, Comunidad Autónoma donde se producen el mayor número de agresiones mientras que Cantabria y Extremadura registran el mayor índice de incidencia acumulada.
  • El Observatorio Nacional de Agresiones de la OMC ha registrado, en 10 años, 5.037 agresiones a médicos y médicas.
  • OMC y Fundación Mutual Médica lanzan el curso “Agresiones a profesionales sanitarios. Fundamentos de prevención, protección, y respuesta”.

Con motivo del Día Europeo Contra las Agresiones a Médicos y Profesionales Sanitarios, que ha tenido lugar hoy, 12 de marzo, la Organización Médica Colegial (OMC) ha presentado un balance de los datos de las agresiones que han sufrido los médicos y médicas en el ejercicio de su profesión a lo largo de estos 10 años de vida del Observatorio de Agresiones de la OMC, recogidas a través de los 52 Colegios de Médicos de España; así como los datos de los médicos agredidos durante la pandemia de Covid-19 en 2020 y durante el año anterior.

El Dr. Tomás Cobo, presidente de la Organización Médica Colegial (OMC); el Dr. José María Rodríguez Vicente, secretario general de la OMC; el Dr. Gaspar Garrote, Coordinador del Observatorio Nacional de Agresiones; el Dr. Alejandro Andreu, presidente de la Fundación Mutual Médica; y D. Javier Galván, Interlocutor Policial Nacional Sanitario de la Policía Nacional, han participado en este encuentro que se ha celebrado de manera presencial y telemática.

En 2020, insultos y amenazas a médicas de Atención Primaria

De los datos presentados, se ha resaltado que, en 2020, el número total de agresiones comunicadas a los Colegios de Médicos ascendió a 441 casos lo que significa un descenso del 35% con respecto a las comunicadas en el año 2019, que había sido la cifra más alta de los últimos diez años, con un total de 677. Según explicó el Dr. José María Rodríguez Vicente, estas cifras podrían tener su explicación en la situación vivida durante el primer Estado de Alarma y el confinamiento entre marzo y junio de 2020.

De todas las agresiones sufridas el 57% corresponde a mujeres frente al 43% de los hombres, un dato que consolida la tendencia de los últimos cinco años en los que las mujeres sufren la mayor parte de las agresiones.

Uno de los datos más relevantes de las estadísticas de 2020 es el importante aumento de las agresiones registradas dentro del ámbito de la Atención Primaria, que supone más de 50% de los casos (52%) frente al 43% del año anterior. Tras AP, les siguen el ámbito de los Hospitales (17%), Urgencias de Atención Primaria (10%) y Urgencias de Hospitales (9%).

Nueve de cada diez agresiones en 2020 se producen en forma de insulto o amenaza y un tercio de forma telemática

Respecto a los diferentes tipos de agresiones sufridas, en nueve de cada diez casos se produjeron insultos y amenazas, mayoritariamente a mujeres (60%), mientas que el 10% restante fueron agresiones que acabaron en lesiones físicas, sufriéndolas a la par hombres y mujeres (50% vs 50%). Respecto a 2019 destaca el incremento de los insultos (+10%)

En este sentido cabe destacar que, en 2020, y debido a la situación derivada de la pandemia por COVID19, el 29% de las agresiones registradas se realizaron por vía telefónica o telemática, frente al 71% restante. Este nuevo contexto sanitario y asistencial ha provocado un cambio respecto a la consecuencia de las agresiones que en 2020 fueron mayoritariamente No Físicas (56%) frente al 44% de las Físicas, invirtiendo la tendencia por primera vez en los últimos años.

Otro dato que pone en relieve el informe de los años 2019 y 2020 es que cada vez más profesionales reciben apoyo por parte del centro de trabajo. En concreto en 2020 el 57%, lo que supone casi el doble de los datos que se registraban en 2011 y 2012.

Acerca de las agresiones que han conllevado una baja laboral se observa una línea estable en los últimos años que en 2020 registró un porcentaje del 17%, un dato ligeramente superior al alcanzado en 2019 (15%).

El 40% de las agresiones se producen por discrepancia con la atención médica recibida, y un 7% motivadas específicamente por causas relacionadas con la COVID-19

Aunque en menor medida, también son motivos de agresiones el no recetar lo propuesto por el paciente (10%), y el tiempo en ser atendido (11%).

La proporción de las diferentes causas de agresiones ha variado en el tiempo, aumentando las discrepancias con la atención médica (+5,4% desde 2010), el no recetar lo propuesto por el paciente (+1,6% desde 2010) y el tiempo en ser atendido (+0,9% desde 2019).

Respecto al tipo de ejercicio en el que se ha producido las agresiones en el año 2020, también mantienen datos similares a los de años anteriores con una clara

preponderancia del ejercicio público (86%) frente al privado (14%). De todas las agresiones, un 8% se producen fuera del horario y entorno laboral.

En la distribución por edades el informe resalta que las agresiones las sufren mayoritariamente los colegiados entre los 56 y los 65 años, seguidos de los de 36 y 55 años. Por el contrario, los que menos sufren las agresiones son el grupo de edad de menos de 46 a 55 años, y especialmente los mayores de 66 años.

Tipología de agresores

En cuanto a la tipología de los agresores en el año 2020, los datos muestran que son principalmente pacientes programados (52%), seguidos de los pacientes no programados (25%) y los acompañantes (21%), lo que supone un incremento de los pacientes programados. Cabe señalar que en los tramos de edad inferiores a 60 años el perfil mayoritario es el del hombre mientras que en el tramo superior a 60 años son las mujeres las principales agresoras.

Cantabria y Extremadura registran el mayor índice de incidencia acumulada de agresiones

Por Comunidades Autónomas, aunque la Comunidad de Madrid presenta el mayor número de colegiados, es en Andalucía donde se producen mayor número de agresiones (110 en 2020), seguida de Cataluña, Madrid y Comunidad Valenciana. Analizando la incidencia por Comunidades, es en Cantabria (4,22) y Extremadura (4,06), donde se registra la tasa de incidencia acumulada de agresiones superior, que en España se sitúa en un 1,63 por cada 1.000 colegiados.

Más de 5.000 agresiones en 10 años del Observatorio de Agresiones

En total, el Observatorio Nacional de Agresiones de la OMC ha registrado un total de 5.037 agresiones a médicos y médicas desde que se puso en marcha en 2010 hasta el 2020.

Lesiones, amenazas, coacciones, maltrato, injurias y/o vejaciones centran la mayor parte de las 5.037 agresiones que han sufrido los médicos en el ejercicio

de su profesión en toda España en los 10 últimos años. Estos episodios cercenan la confianza médico-paciente e incrementan el estrés laboral del médico.

La OMC, que agrupa a los 52 Colegios de Médicos de toda España, puso en marcha el este Observatorio a raíz de la muerte, en 2009, de la Dra. María Eugenia Moreno, una residente de 34 años que fue asesinada por un paciente cuando se encontraba trabajando en el Centro de Salud de Moratalla (Murcia).

Los datos que se presentan anualmente desde 2010 emanan de las comunicaciones que los médicos y médicas que han sufrido una agresión trasladan a sus respectivos Colegios. Estas cifras permiten disponer de una hoja de ruta común y conocer a fondo el mapa de la agresión en sus múltiples formas (edad, sexo, especialidad, entorno asistencial, ámbito de ejercicio, características del agresor, efectos colaterales, escenarios jurídicos y respuestas desde tribunales) al disponer de una casuística cercana de más de 5.000 casos.

Este empeño por generar una necesaria cultura de la comunicación de la agresión ha convertido al Observatorio contra las Agresiones en el Ámbito Sanitario de la OMC en un referente en la lucha contra las mismas, una herramienta modificadora de las políticas sanitarias, jurídicas y policiales y un ejemplo de trabajo responsable de los Colegios de Médicos de España por el derecho a un ejercicio profesional de calidad y que cada año reivindican bajo el hashtag #StopAgresiones.

La OMC reitera que muchos casos de agresión tienen relación con situaciones como la masificación de consultas y de las urgencias, la falta de equidad en la atención sanitaria, el aumento de las listas de espera, el problema de recursos humanos y a la precariedad laboral de los profesionales, problemas especialmente acuciados con la crisis sanitaria causada por la pandemia de Covid-19 en 2020 y considera obligado que sean comunicadas por cualquier vía y no permanezcan impunes comportamientos y actitudes no tolerables en una relación médico-paciente de calidad.

MANIFIESTO 2021

Como cada año, el Observatorio de Agresiones ha hecho público un Manifiesto en el que hacen un llamamiento a todos los agentes intervinientes para que tomen las medidas necesarias para proteger a los profesionales y, con ellos, al conjunto del sistema sanitario. (Se adjunta)

El Observatorio Nacional de Agresiones está formado por los doctores: José María Rodríguez Vicente, secretario general de la OMC y responsable del Observatorio ante la Asamblea General; Dr. Gaspar Garrote, secretario general del Colegio de Médicos de Cádiz y portavoz del Observatorio de Agresiones; Manuel Muñoz García de la Pastora, presidente COM Ávila, y los secretarios de los Colegios de Córdoba, Rosa Mª Marín; Ourense, José Manuel Bendaña; y Zamora, Luis Alfonso Pérez.  

Curso online “Agresiones a profesionales sanitarios”

Este año la Organización da un paso más, y mediante la Fundación para la Formación de la OMC en colaboración con Fundación Mutual Médica, ha puesto en marcha el curso online “Agresiones a profesionales sanitarios. Fundamentos de prevención, protección, y respuesta”, que arranca hoy, 12 de marzo. Se trata de una iniciativa desarrollada junto a la Policía Nacional, y que tiene el objetivo de aportar conocimientos y habilidades básicas al profesional sanitario, para que sea capaz de mejorar su comprensión al problema de las agresiones de los pacientes y adquiera las competencias fundamentales para prevenir, protegerse y actuar.